BLOG

Sin humor no hay amor...

El otro día, jugando con mi pareja, me salió esta frase y me la anoté. Me dije: tengo que escribir sobre esto. Y aquí estoy.

Creo que para todo el mundo, el humor, es algo importante en sus vidas... ¿Quién no se ha reído a carcajada limpia una vez en su vida? Sim embargo, el humor se puede tornar en algo pesado e incluso grotesco. Todos conocemos a alguien que tiene la etiqueta de graciosillo del grupo, o de faltón e insoportable debido a sus bromas. También conocemos a alguna persona de tremenda seriedad de la que podemos llegar a pensar que nunca se ha reído. Ambas opciones son los extremos naturales de una de las cualidades más interesantes de nuestro intelecto, el humor.


Esta cualidad, como otras, se puede cultivar y trabajar, y pienso que es muy importante hacerlo porque nos puede ayudar enormemente a transcender momentos y situaciones difíciles. Y no precisamente de una forma burda o grotesca, sino fina, recatada y sublime. Esa es la diferencia entre el humor inteligente, que es capaz de sacar una sonrisa a cualquiera.


En los últimos años he pasado por épocas en las que no he estado de muy buen humor. La destrucción de la naturaleza, las desigualdades sociales, la corrupción y la decadencia de la sociedad son cosas que me tocan profundamente, tanto que por eso dedico parte de mi tiempo a escribir y compartir lo que creo puede ser útil para otros. En algunos momentos, estos estados, me han separado de forma total de mi humor. De mi capacidad de transcender de forma inteligente y sutil todo aquello que me duele, me atrapa y no puedo comprender... El día que me di cuenta de que esta habilidad podía ayudarme a dar un paso más allá de la mente y llegar a mi corazón con una sonrisa, comprendí lo imporante que es tener un buen humor. Y este buen humor me acerca al amor.

No obstante, y como cualquier otra cualidad de nuestro intelecto, también tiene su lado oscuro. El humor puede ser y es usado para huir y herir. Huir de la vida, de las cosas serias que suceden y que hay que enfrentarlas y transcenderlas con otras herramientas. Herir a otras personas, ridiculizando a alguien o haciendo bromas pesadas que distan de un umor inteligente. Cuando hacemo eso, debemos de revisar de qué huimos o por qué herimos. Que nos refleja esa persona o nos desata en nuestro interior para al final ser violentos a través del "falso humor". Si nos encontramos con alguien que nos lo haga, saber que están huyendo de algo, no queriendo mirarse a sí mismos para mejorar como personas y no tomárselo a personal. Incluso aprovechar y reirte de ti mismo.


No me considero exactamente un experto en el humor, pero desde luego que si que trato que sea la directriz a seguir. Humor inteligente, empezando por reírme de mi mismo cuando me atoro en un pensamiento o situación que me hace peor persona.


Lo dicho: sin humor no hay amor.


Fer Pal


#humor #amor #inteligencia #inteligenciaemocional #intelecto #psicologia #desarrollopersonal #coach #coachingdevida